27 nov. 2016

Texto de la Presentación del libro PASEANDO POR LAS ALTEAS Valencia, 23 Noviembre 2016. Miguel del Rey


Texto de la Presentación del libro PASEANDO POR LAS ALTEAS  
Valencia, 23 de Noviembre de 2016- Hotel Casual

Un producto de l'imaginari d'Altea - Miguel del Rey

En primer lugar quisiera agradecer a todos ustedes su presencia. Este es un libro especial, al tratarse de un homenaje a un lugar querido por mi, a mi patria chica. En este caso de Altea, a su cultura, patrimonio y paisajes. Agradecer a Casual Hotels y a su director David Amorós por acogernos en este espacio de reminiscencias, tan particulares para la arquitectura de aquel racionalismo valenciano de la parte Este de la Plaza del Ayuntamiento, de la llamada fachada republicana. También a Andrés Goerlisch por las gestiones y Francisco García por la ayuda prestada en cartografía, además, de las palabras de amables que ambos han tenido sobre mi libro y mi obra.

La edición del libro pretende honrar el 400 aniversario de la refundación de Altea, conmemorando la concesión de la 2ª Carta Pobla, aquella que transforma un territorio medieval, islamizado, en una lugar moderno y poblado de manera estable.

El libro se presentó hace dos semanas en Altea en su edición castellana, hoy presentamos aquí  en primicia la edición valenciana, en la cual han colaborado como traductores Roser Durà y Toni Cabrera. Les agradezco su labor y el utilizar un lenguaje, popular, a la vez que ortodoxo, como siempre he exigido en las traducciones de mis obras en Valencia o Catalunya, pues la lengua madre del libro es el castellano.

Se trata de un libro de los llamados de micromecenazgo realizado y editado por mi con el apoyo de suscripciones personales y de algunas organizaciones o fundaciones que han colaborado: Fundación Goerlich, Fundación Giménez Lorénte, Fundación Caixaltea y Ajuntament d'Altea. Quisiera agradecer la confianza prestada por un centenar largo de suscriptores a mi obra, sin conocerla, lo cual es siempre un riesgo, pero también un reto, en el cual debes dar lo mejor de ti para poder  estar a la altura, lo cual ustedes juzgarán. ¡Muchas gracias! Sus nombres constan en los créditos del libro.

Es una edición, corta, amplia de contenido y de calidad en la edición, por lo que tiene todos los condicionantes de ser una edición cara, lo siento. Prácticamente el precio es de impresión y pequeñas cuestiones, como algunos libros que hay que dar, o otras cuestiones varias, pero lo hemos realizado todo en el estudio, así, que gracias a mis compañeros de VAM10 arquitectura y paisaje, en especial a Alfonso Baños y a Mate Santamaría por sus trabajos de montaje y revisión.

El libro es un trabajo que he pretendido sea capaz de diversas lecturas, a la vez que tiene algo de trabajo coral. Unas lecturas más visuales y otras más literarias, de manera que las propias imágenes puedan tener en si un relato, que el propio lector pueda ser capaz de ir construyéndose, añadiendo su propia experiencia, su propio imaginario. Imágenes que a su vez puedan apoyar el relato literario que se acompaña.

Estos relatos han sido posibles por la cantidad de información facilitada de manera oral por muchísimas personas, de shi esa co dicion coral , a lo que se une una extensa bibliografía. En el caso de las imágenes he de agradecer a mis amigos de La Tertulia de Altea y muchas personas más su aportación, pero ahora que estamos en Valencia quiero agradecer personalmente la aportación de la Colección Jesús Huguet y de el grupo de Remember Valencia, con Andrés Giménez y Angel Martínez, que me han facilitado material inédito, por supuesto a mis primos Jaime y Félix, a todos ellos, que no puedo ahora citar, muchas gracias.

El libro pretende describir la consolidación de un territorio, de una cultura y un paisaje físico y humano.   Observa la transformación desde aquel territorio disperso, de estructura medieval, en una ciudad moderna nueva planta, en la Nueva Altea.
En esta imagen, les presento los dos núcleos primigenios de la altea cristiana: Bellaguarda, en rojo, y más arriba, en amarillo, la ciudadela de nueva planta creada hace 400 años, más los arrabales extramuros, “Les Costeres” que unieron ambos núcleos a finales del siglo XVIII. PROCESO DE COLONIZACION DEL TERRITORIO y Documentos de la EPOCA SENYORIAL
En el libro pretende acercarnos al proceso de construcción del imaginario de altea, del icono, esa condición que ese pueblo tiene, y que es tan difícil mantener y conservar.
Vemos en el libro documentos importantes:
-                 Las primeras imágenes de Altea (siglo XVIII) Portulario inglés de 1705, una vista de 1750
-                 El primer plano que representa a Altea en su situación real, con la dicotomía historia de altea nueva y altea vieja. “Il Regno di valenza”- G. M. Cassini, datat en Roma en 1794. FGLL
-          O el simpático croquis del territorio, originario de la mano de ínclito Cavanilles.

Otro documento de interés es la primera foto general del pueblo de Alfonso Gracián de 1898. Una la de las labores  de la que me encuentro más satisfecho, es la de haber puesto un poco, un poco solo, de orden en el magma de fotos históricas que circulan por ahí, fotos interesantes, pero sin clasificar, identificar, ni indicar la autoría de las mismas. Una cosa es que se tenga una foto, otra que la foto sea tuya, la foto es del autor la propiedad del que la tiene.

El paisaje alteano, su rotundidad, ha atraído a fotógrafos excepcionales de la historia de la fotografia: Alfonso Gracián a finales del siglo XIX, Louis Roisin en los años 1930, junto a la casa Oriol de Barcelona, para las colecciones excepcionales de Casa Soler, y los buenos fotógrafos locales, Foto Coello, Hnos Galiana, etc.

Los paisajes perdidos o arquitecturas ausentes, son temas que me han interesado. Paisajes y arquitecturas que aún viven en el imaginario colectivo de la gente de mi generación, y que si no se plasman en imágenes y descripciones, pueden perderse para siempre, entre ellos una hipótesis del acueducto de els Arcs. Aquí vemos el ferrocarril históricos, el fondeadero de la Olla, las cas de las Torres y la de Don Paco, del que hablaremos más tarde.

APORTACIONES DEL LIBRO
Es  para mi un doble honor presentarlo en Valencia, mi ciudad de adopción, pero al estar fuera de Altea, este libro, alteano tratarse de manera más general en el discurso


Quizás una de las aportaciones a valorar en el libro es la cantidad de planos y dibujos originales de la arquitectura y patrimonio alteanos: iglesias, ermitas, acueductos, planos del paisaje, de la estructura de riego, puentes, viaductos…, se han dibujado por primera vez. Entre ellos destacar la arquitectura defensiva y las aproximaciones a la propia fortaleza de Altea o castillos allí existentes y de los que no se tenía imagen perspéctica de los mismos.

APORTACIONES AL DEBÁTE CULTURAL ARQUITECTÓNICO. A LA ARQUITECTURA ÁULICA Y LA POPULAR

Estos estudios me han permitido analizar el papel de Altea y sus fortificaciones en el momento de consolidación de la ingeniería militar renacentista en el siglo XVI.  En Altea, por determinadas circunstancias, se da parte del debate entre los manualistas y los ingenieros pragmáticos, con una visión más adecuada al lugar, pensamiento que encarna Vespasiano Gonzaga. Sus tormentosas relaciones  con los Antonelli, las mediaciones y cartas al rey Felipe Il sobre la arquitectura militar, tiene en Altea un importante reflejo en las distintas obras de fortificación que allí se dan de la segunda mitad del XVI e inicios del XVIII. Es interesante ver la evolución de Juan Bautista de la mano de Vespasiano, tras  la ácida crítica que presenta el virrey de la obra de este ingeniero al rey Felipe II.  Tras ello cambia la manera de entender la arquitectura, guiado de la mano y la mente del virrey.

En otro orden, Altea tiene una aportación interesante a nivel regional, pues allí se da el canto de cisne de la arquitectura tradicional valenciana, la que se da a mediados del siglo XIX, incorporando el riurau a la casa, una vez estabilizados los tipos básicos arqueitectónicos del riurau y de la casa rural valenciana, insertándolo el riurau en el propio volumen de la casa. Con ello aparecen las casas porticadas,  de las cuales sus mejores ejemplos están en Altea

Hoy vamos a insistir en la relación fértil y biunívoca entre Valencia y Altea 

CARRETERA Y COMUNICACIONES. Paisaje y etnografía.


La carretera Valencia-Alicante, fue una obra de gran trascendencia social, política y económica, marcó la geografía humana de estas tierras de la Marina. Su trazado permitió el comercio por tierra, hasta entonces era muy complicado al existir dos grandes barreras naturales, el Mascarat y el río Algar. Llegó de Alicante a Altea en 1860, pero hasta 1880 no tuvo continuidad hasta Valencia, gracias al túnel y puente del barranco del Mascarat, y el puente sobre el Algar, un obstáculos naturales muy considerables. La política de Firmes y Mejoras de Primo de Rivera la definió como una carretera moderna y glosó Le Corbusier en su artículo “La Carretera” de 1931, como una obra propia de la modernidad.

LA MATERIA QUE CONSTRUYE LA CIUDAD.-

Intercambio material entre Altea y valencia y viceversa:-
 Los adoquines de basalto alteanos construyeron el solado del ensanche valenciano. Durante los años 1930 los adoquines basálticos que solaron las calles del ensanche fueron traídos por barco desde estos pantalanes construidos en 1931 expresamente para este transporte desde las canteras de Cap Negret o de Calces


De la misma manera, en dirección contraria, llegaron a Altea las escamas vidriadas de La Ceramo, las mismas que Francisco Mora cubrió las cúpulas doradas del ayuntamiento. Con ellas se construyó parte del icono más importante de Altea, la cúpula azul de su iglesia.

PERSONAJES ALTEANOS EN VALENCIA
Ha tenido personajes controvertidos y a la vez atractivos: Nos centraremos en algunos de ellos, desde prespectivas distintas:
Miguel Jorro i Such -Altea 1818–1885. Una personajes tan atractivo como controvertido. Liberal, revolucionario, incansable viajero, derrochador, vividor, algo pendenciero, que tras una compleja y poco convencional existencia murió arruinado en su finca de Altea. Se licencio en Derecho, Diplomático de profesión y escritor de vocación.  Fundó en Valencia periódicos como “El libre comercio”, “La Cotorra”, “El provenir de Valencia”, “El Sufragio Universal”, etc., muy populares en la segunda mitad del Ochocientos.
En Madrid dirigió “El Clamor Público”, inspirado por el general Prim. Fue la mano derecha del Mayorazgo Cendra de Monserrat, el incansable defensor de la causa liberal, azote de carlístas y guerrilleros en toda la Marina. Apoyó decididamente la República de 1868; frecuentaba los círculos literarios, sociales y políticos más importantes de Madrid. Vinculado al entorno político del General, fue representante de España en consulados como el de Emuy (Xiamen). Mas tarde viajó de El Havre a Nueva York en uno de sus últimos servicios para gestionar la fallida negociación por parte de Prim de la venta de la isla de Cuba a los USA, que no llevó a término al enterarse a su llegada del asesinato del general. Precisamente su personalidad queda patente en la arquitectura de la Morería.

Entre los prohombres alteanos en Valencia, hay que señalar a Francisco Martínez Bertomeu, Altea en 1844, realiza estudios de Leyes y oposita a notarias, estableciéndose como tal en 1873. Político de perfil conservador, fue alcalde de Altea en 1874 y Diputado Provincial en 1877 por el partido de Antonio Cánovas. Instalado en Valencia, entra en el mundo político y social y es elegido concejal del consistorio valenciano en torno a los años 1890 siendo primer teniente de alcalde y supliendo al alcalde en varias ocasiones en el bienio 1897-1899. Estuvo en posesión de la Gran Cruz de Isabel la Católica. Hay que señalar que durante su estancia en el consistorio de Valencia, se funde la estatua ecuestre de Jaime I de los escultores catalanes Vallmitjana, escultura de la que precisamente este año se conmemora el 125 aniversario

Vicente Gadea i Orozco, catedrático y rector de la Universidad de Valencia -1880. Fue un personaje vinculado a la política conservadora , muy próximo a los círculos católicos y a la iglesia en general, de la que obtuvo un título honorífico. Fue intimo del Marqués de Campo y del Cardenal Benlloch, siendo su quinta de la Villa de los Angeles, el punto de unión y descanso de políticos valencianos y madrileños como Canalejas.
 La casa la levantó el arquitecto José Camaña i Laymón, el arquitecto del marqués de Campo. Una casa palladiana con acabados neogotizantes en las ventanas y una cimborrio  a la manera de cúpula , construido en acero y cristal en 1888. Pero sobre todo era de interés el parque, una intervención paisajísta muy ambiciosa, hoy destruida.

ARTE .- El pintor Joaquín Mompó construyó una casa en la salida de Altea en los años 1910 para deleite personal y de sus amigos, la casa, desaparecida en los años 1980, se llevó con ella los frescos del pintor Genaro Palau, gran amigo del propietario, frescos que vestían el espléndido salón con su mirador, un espléndido “bow window” de los primeros construidos en Altea, abierto a una playa virgen que con el tiempo dejó de ser virgen y playa hoy, por cierto, recuperada.

ARQUITECTURA.- Francisco Mora fue otro de los arquitectos valencianos que dejaron huella en Altea, con su casa para el marqués de Campofertil, una villa historicísta, de amplios salones, con un
precioso claustro revestido de una zócalo de azulejería neomudejar de una calidad excepcional. Una intervención de 1923. A ello hay que añadir una intervención paisajísta en la cima de la colina que domina la bahía de la Olla, donde diseñó una pérgola modernista.

LITERATURA
Solo citar a dos personajes de la literatura: Nieta y Abuelo, Carmelina Sanchez-Cutillas y Francesc Martínez i Martínez, están ligados a Valencia y a su cultura, en una amplia dimensión.

Ella escritora,
que ha sabido trasmitir su visión de aquella Altea de su juventud en su Materia de Bretanya.



  Francesc Martínez, es junto a Enric Valor, uno de los máximos exponentes de las trasmisión escrita del relato popular, y como él, un autor polifacético, con líneas de trabajo diversas y distintas. Y si bien de él hay que señalar dos aspectos relevantes:
-            Su interés y estudio de la obra cervantina.
-            La trasmisión literaria de la tradición oral. Su obra principal, Coses de la Meua Terra, que ha cumplido 100 años, es el exponente máximo de una obra excepcional.

Compaginó su profesión de juez con su actividad favorita: los estudios históricos, literarios y folclóricos. Colaboró con Institut d’Estudis Catalans en la elaboración del Diccionario de la Lengua Catalana, fue uno de los firmantes de las Normas de Castellón. Miembro de diversas academias: de Buenas Letras de Barcelona, Real Academia de la Historia y Real Sociedad de Amigos del País, Vicepresidente de Lo Rat Penat. Responsable del Centro de Cultura Valenciana, en 1935 y 1942

Por último hacer mención como alteano a la parte aliqua que nos corresponde del ultimo gran mecenas valenciano, EN PERE MARIA ORTS,  Un hombre cuyo origen es una síntesis del sur de la Marina y Valencia. Benidorm, Villajoyosa y Altea, todas ellas se reparten su personalidad humanista y generosa con lo valenciano y con Valencia. 
Quiero hacer referencia al maestro, este libro de debe parte de su información. Pero también al amigo que desde pequeño conocí en Altea, donde solía venir hace muchos años de visita al Mas de Calces a ver a mis padres y demás familia, y recuerdo de sus conversaciones en las largas tardes en la salita de su casa de Valencia, junto al mercado de Colón. Su último regalo fue la dedicatoria del último ejemplar que le quedaba de la Senyera. Aquí les presento la casa se su familia, la casa de la senyora Pepa Salvà, en Altea.

Quizás lo atractivo que aporte el libro, además de la información grafiada, y ver la evolución y transformación del paisaje , sea el contextualizar el paisaje y su patrimonio, con el paisanaje. Mujeres y hombres que han construido, propiciado o habitado las alteas. Un conglomerado de culturas y de gentes que hoy forman una compleja y atractiva sociedad, polifacética y multirracial que hunde sus raíces en aquella Altea que a través de los siglos ha tenido una continuidad en ocasiones difícil, pero que se estableció de manera formal y continuada hace 400 años, haciendo hoy de Altea un lugar fecundo y fructífero.

El libro es, como verán,  un homenaje a Altea y sus gentes, deseando celebrar  este 400 aniversario con un deseo:¡Larga y prospera vida a Altea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario